NOTICIAS

Riego por energía solar

El riego por energía solar no solo es una realidad desde hace algunos años sino que es cada vez más común en empresas de agroexportación. Es esta publicación hablaremos de las ventajas del riego por energía solar.

¿En qué consiste el riego con energía solar?

El riego con mediante energía de paneles solares consiste en alimentar la bomba de riego convencional con energía eléctrica que se obtiene de los paneles solares solares. En este caso, las bombas que se utilizan pueden ser de varios tipos, bien de corriente continua, que son las que se utilizan para extensiones medianas o pequeñas, o las de corriente alterna, que son las que se emplean para superficies de terreno más amplias y que van desde los 0.15 KW a los 55 KW.

En todo el proceso de mecanización del campo, el riego tiene un papel fundamental. Ya que del riego depende que la cosecha sea buena o no, con un buen sistema de goteo, se genera mucha más productividad. Pero ello supone un gasto de energía considerable, por lo que la energía solar es la alternativa perfecta para el sistema de riego. En este caso será necesaria la instalación de placas solares sobre el terreno.

¿Cuáles son los beneficios del riego con energía solar?

El riego con energía solar tiene bastantes beneficios, tanto económicamente hablando como relacionados con el medioambiente.

  1. La fuente de energía, que se utiliza para este tipo de riego con energía solar, no es nada contaminante. Los sistemas de riego de este tipo funcionan con la energía del sol, por lo que no supone ningún daño ni contaminan el planeta. Por tanto, aprovechando este tipo de energía se emiten menos gases de efecto invernadero y se ayuda a frenar el cambio climático. Todo esto si lo comparamos con energías eléctricas cuyos combustibles son el diesel o los fósiles.
  2. La instalación del riego con energía solar no presenta una inversión inicial muy elevada. Se trata de la instalación de las placas y la conexión con el sistema de riego, por lo que ese gasto inicial (si no tenías las placas instaladas de antes), se verá compensado en poco tiempo cuando el consumo disminuya de manera considerable.
  3. Este tipo de riego con energía solar es mucho más productivo. Las tierras regadas de esta manera producen mucho más que las que no lo son. Por tanto, usar energía solar aumenta la productividad agrícola y las cosechas serán mucho mejores sin utilizar tantos recursos. Podrás conseguir más cosechas durante el mismo período en el que antes se usaba otro tipo de energía.
  4. Si el sistema genera energía de más y ésta no se consume en su totalidad, se puede guardar y almacenar para otro momento. Por lo que el ahorro, en este caso será notable.
  5. La energía fotovoltaica es perfecta para este tipo de sistema, para bombear el agua necesaria para el riego en lugares más lejanos y áreas del terreno que son inaccesibles. Hay lugares a los que no llega la red eléctrica pero a los que sí llega la energía solar.
  6. Los regantes no serán dependientes de las tarifas de riego.
  7. Este tipo de riego hace que mejore el acceso al agua, es decir, en los países en los que existe una escasez de agua, el riego con energía solar puede atenuar el problema que en la cosecha produce la sequía. Ese agua que la energía solar almacena, puede utilizarse para momentos en los que la sequía amenaza con más fuerza y se puede transportar, por lo que resulta mucho más beneficioso.

En OMP te presentamos una alternativa perfecta. El kit de bombeo de agua solar que hará que todo sea mucho más sencillo y a la larga mucho más beneficioso.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *