Todo sobre el autoconsumo de energía

Todo sobre el autoconsumo de energía

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El autoconsumo de energía solar es una solución muy cómoda y económica que cada vez obtiene mas adeptos. En este artículo te contamos todo lo que tienes que saber sobre el autoconsumo fotovoltaico: desde qué es, hasta los tipos de autoconsumo y de paneles, el ahorro que se obtiene.

Qué es el autoconsumo fotovoltaico

El autoconsumo es una manera de producir tu propia energía eléctrica para el consumo personal en tu vivienda. En el caso del autoconsumo fotovoltaico solar, la energía se genera mediante paneles solares.
Aprovechar la energía solar es una opción cada vez más común, ya que la tendencia es movernos hacia una energía verde, sin la necesidad de explotar los recursos naturales no renovables como el carbón o petróleo.
La solución es muy popular en todo el Perú y el mundo, puesto que en nuestro país contamos con aproximadamente 300 días de sol de 365, lo que significa una producción de energía casi ininterrumpida a lo largo del año.

Así funciona el autoconsumo eléctrico

La manera de funcionar de las instalaciones puede parecer complicada al principio, pero una vez que se conocen todos los detalles, verás que una ventaja del autoconsumo es su sencillez. Ante todo vamos a repasar los tipos de autoconsumo.

Tipos de instalaciones de autoconsumo fotovoltaico

Autoconsumo en viviendas

El autoconsumo en casas/viviendas se subdivide en autoconsumo conectado a la red o desconectado. También podemos hablar de autoconsumo con o sin excedentes vertidos a la red.

En el caso del autoconsumo conectado a la red, la instalación va a tener 2 conexiones: una al sistema eléctrico de la vivienda y otra a la red de distribución, propiedad de una compañía eléctrica. El autoconsumo aislado, por otro lado supone la desconexión total de la red de distribución. Esta segunda opción implica que, de no contar con baterías o almacenamiento de energía, la vivienda no tendrá energía eléctrica.

¿Y qué pasa con el excedente de energía producido en estas dos situaciones?

Instalación de autoconsumo conectada a la red

El autoconsumo conectado la energía se puede verter a la red, obteniendo una compensación por los excedentes. Si la instalación es aislada, la energía se puede almacenar en baterías y el dueño de la misma puede disponer de ella en cualquier momento. Dependiendo de las necesidades y qué busca cada propietario de vivienda, se puede optar por una u otra. No obstante, el sistema conectado a la red se llega a repagar solo mediante la compensación de excedentes, mientras que en el caso de las aisladas, no benefician de las compensación de excedentes y requieren una mayor inversión inicial, haciendo del repago y rentabilidad del mismo más bajo que la opción de mantenerse conectado.

Si hablamos de tipos de instalaciones de autoconsumo también cabe mencionar que estas pueden ser para uso individual o para uso compartido.
El autoconsumo compartido, como indica también su nombre, es cuando a la misma instalación están conectadas varias viviendas o una comunidad de vecinos. Este tipo de instalaciones son menos comunes puesto que la medición del consumo de cada vivienda resulta complicada. En las comunidades de vecinos donde hay un sistema instalado, se suele usar para zonas comunes como los pasillos del edificio, garajes o motores para la piscina.

Autoconsumo industrial o para empresas

El autoabastecimiento no se resume solo a residencias. El autoconsumo industrial es una opción que consideran más y más empresas. El funcionamiento de las mismas no varía y, al igual que en el caso del autoconsumo residencial, las empresas se benefician de ahorros en las facturas.

Las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico para empresas se diferencian de las residenciales principalmente por:

  • El tamaño que suele ser mucho superior
  • El consumo energético
  • Las horas en las cuales se consume energía, que son tanto de día que de noche, a diferencia de una residencia donde se crean patrones del consumo de energía a lo largo del día

Las ventajas de pasarte al autoconsumo fotovoltaico

Las ventajas de pasarse a una energía limpia, y especialmente a la solar son múltiples, pero ante todo hay que tener en cuenta el ahorro generado por la instalación de placas solares. Si dispones de una instalación fotovoltaica y que produce excedentes que se vierten a la red, la inversión en placas solares se va a repagar en unos años. Además, con los sistemas que proponemos en OMP SAC deberías a notar un descenso de hasta el 80% del consumo de tu factura de energía eléctrica.

Otra ventaja que trae el autoconsumo solar es el cuidado del medioambiente. Vivimos en una época marcada por el cambio climático y está en la mano de cada uno de nosotros frenar este cambio. Gracias a este tipo de autoabastecimiento se producen menos gases de efecto invernadero y se ayuda al control del cambio climático.

Open chat